viernes, 20 de mayo de 2016

P. Paul Kramer - Los errores del Ecumenismo




La siguiente es la transcripción de una conferencia dada por el P. Paul Kramer, B.Ph. ,S.T.B., M. Div., S.T.L. (Cand) (Subtítulos y notas al pie de la página son del editor)

En aquel tiempo dijo Jesús a Sus discípulos: 'Me ha sido dado todo el poder en el cielo y en la tierra; id, pues; enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo cuanto yo os he mandado. Yo estaré con vosotros siempre hasta la consumación del mundo. (Mt. 28:18-20)  

Nuestro Señor Jesucristo no anduvo con rodeos. En el texto de arriba, del Santo Evangelio, las palabras que vienen de boca de Nuestro Divino Salvador, declaran al Concilio Vaticano Segundo culpable de error contra la Fe Católica. Eso es, después de todo, lo que está en el Tercer Secreto de Fátima, como lo divulgó el Cardenal Ciappi , "en el Tercer Secreto (de Fátima), está profetizado, entre otras cosas, que la gran apostasía en la Iglesia comenzará en la cima." Nosotros sabemos por las profecías de San Francisco de Asís, de hace cientos de años, que habrá un Antipapa. El será un herético. El no tendrá le Fe Católica. E intentará destruir la Iglesia transformándola con la nueva reforma. Materialmente, la rebelión contra la Ley de Dios tuvo su principio cuando el Concilio proclamó el error del Ecumenismo. Ahora hay muchos católicos, supuestamente conservadores, que clamarán y objetarán, y dirán, "Bien, ¿como puede usted decir eso? Después de todo, un Concilio Ecuménico es infalible, y por lo tanto el concilio no puede estar equivocado, no puede enseñar el error". Contesto esa pregunta con la pregunta: "¿Que iglesia enseñó eso alguna vez? No la Iglesia Católica Romana. The Wanderer [El Errante] enseña que nunca ningún Papa enseñó eso. Si usted examina el Catecismo de Baltimore, leerá que un concilio es infalible, pero no dice que el concilio es infalible en todo pronunciamiento que hace. ¿Que es lo que hace a un Concilio infalible? Es el carisma de infalibilidad. Y la Iglesia enseña que usted puede verificar cuándo ese carisma está siendo ejercido. Está ejercido cuando la Iglesia define.


Hay tres formas en que la Iglesia define infaliblemente 

Primero, el pronunciamiento más claro es cuando el Papa, junto con los obispos reunidos en un Concilio Ecuménico, define solemnemente, infaliblemente que una enseñanza es revelada divinamente. Segundo, cuando el Papa, por él mismo, pronuncia ex cathedra definiciones sobre Fe o costumbres, él ejerce el carisma de infalibilidad, y por lo tanto no puede haber error.
El Concilio puede cometer toda clase de errores cuando no está definiendo, pero cuando los Padres del Concilio, junto con el Papa, pronuncian solemnemente una definición en materia de Fe y costumbres, el Concilio no puede errar. Y en este sentido, debe comprenderse en el Catecismo que un concilio ecuménico es infalible. Así es como la Iglesia comprende la infalibilidad, aún cuando los neoconservadores1 o el post-Concilio2 puedan pensar de otra manera. La tercera forma de infalibilidad es el Magisterio universal de la Iglesia, el Magisterio universal y ordinario, cuando el Papa con todos los obispos católicos del mundo, en su enseñanza ordinaria, enseñan definitivamente que una doctrina debe ser sostenida; que una doctrina es revelada divinamente. Son los neo-conservadores quienes señalan todos los errores en el Vaticano II, y dicen, "Bien, ese no puede ser un error, porque está enseñado por el Concilio". Ellos van por mal camino, porque esa no es enseñanza de la Iglesia, que todo pronunciamiento que hace un Concilio es infalible. Pero lo que el Concilio define solemnemente junto con el Papa como infalible, eso es infalible. Ellos objetarán, "Pero esas son cuestiones doctrinales de peso – serias cuestiones doctrinales. Es el Papa junto con todos los obispos del mundo quien está enseñando eso, por lo tanto debe ser infalible". La respuesta es "¡No!, no es infalible. Ese no es el Magisterio universal y ordinario. ¡Eso no es definitivo!


Un Concilio es infalible cuando un Concilio define 

Cuando el Concilio no define, el Concilio no es infalible, y por lo tanto, no es el Magisterio universal y ordinario de la Iglesia enseñando. El Magisterio universal y ordinario de la Iglesia son todos los obispos diseminados en sus diócesis alrededor del mundo, enseñando en sus diócesis – definitivamente – en cuestiones de Fe y costumbres, junto con el Papa, en sus diócesis, en su enseñanza ordinaria – definitivamente, en cuestiones de Fe y costumbres. Eso es lo que nosotros podemos llamar el Magisterio universal infalible ordinario de la Iglesia. Los obispos y el Papa tratando de cuestiones doctrinales en un Concilio Ecuménico no son el Magisterio universal y ordinario de la Iglesia, no son infalibles – solo cuando definen. Es en este contexto que nosotros podemos afirmar claramente que el Concilio Vaticano Segundo proclamó errores. Este Concilio no intentó definir, no en el sentido técnico de una definición dogmática, en forma de un pronunciamiento solemne del Magisterio extraordinario, infalible, de la Iglesia, definitivamente no. Incluso en el sentido ordinario del término "definición", ellos no definieron sus términos.


El Vaticano II no definió el Ecumenismo 

En el documento sobre ecumenismo, la Iglesia proclamó supuestamente el ecumenismo. Ahora, es una cosa curiosa que al proclamar el ecumenismo, el Concilio no afirmó claramente lo que es. Ellos usaron algunas frases descriptivas, pero no dijeron que cosa es. Bien, los expertos del Concilio – aquellos que fueron llamados precisamente a ser los expertos del Concilio, los periti3 – los que fueron en gran parte los responsables de reunir los documentos, y de hacer las correcciones y redacciones; ellos aseguraron que el término ecumenismo no fue definido. Porque si ellos hubieran definido el término, al menos el 90% de los obispos presentes en el Concilio Vaticano Segundo hubieran gritado, ”¡Esa es herejía!, debe ser suprimido. Nosotros no podemos proclamar eso, es un error. Es contrario a la Fe Católica, es herejía".


Los motivos heréticos de los modernistas explicados

 Así, los periti modernistas supieron que la batalla estaría perdida instantáneamente si se atrevían a definir sus términos. Por eso ellos dejaron los términos sin definir, y sus excusas para no definir esas cosas fueron, "Bien, este es un Concilio pastoral. Nosotros no estamos aquí para definir doctrina, nosotros no estamos aquí para ser filósofos en nuestra definición de las cosas, este es un Concilio pastoral. Y por lo tanto nosotros no tenemos la tarea de definir". Por supuesto que esa fue la excusa. Pero la razón real, por lo liberales que son – más precisamente Modernistas – fue que ellos no se atrevieron a definir sus términos, porque ellos se verían expuestos por lo herejes que fueron, y por lo herejes que son. El Ecumenismo es diametralmente opuesto a la Fe Católica. Y eso es claramente evidente cuando uno examina el ecumenismo. El Papa Juan Pablo II, en su encíclica Ut unam sint, se refiere al ecumenismo como teniendo su origen en las llamadas iglesias de la reforma: las iglesias reformadas, en las iglesias de la reforma – en una palabra, de los protestantes.


El Ecumenismo es una herejía protestante 

Juan Pablo II reconoce que el ecumenismo es una invención protestante. Es esa cosa protestante que fue invadiendo la Iglesia. El Protestantismo es una herejía ... , y el ecumenismo es una de las herejías del Protestantismo. La eclesiología4 del Protestantismo es la eclesiología del ecumenismo. La eclesiología del ecumenismo es la eclesiología del Cardenal Ratzinger, es la eclesiología de Hans Kung y de todos los modernistas. El hombre a cargo del ecumenismo en la iglesia es hoy el Cardenal Walter Kasper, es un ecumenista; su eclesiología es protestante. Recuerdo cuando estaba visitando la Iglesia de Santo Tomás en la ciudad de Nueva York, magníficamente tradicional – distinta de la remodelada Catedral de San Patricio, calle abajo, con su mesa frente al pueblo. En la iglesia de Santo Tomás, el altar está orientado propiamente, y donde el llamado sacerdote reza para unirse con Dios y la gente con él. Y allí está el misal, del lado de la epístola del altar. Créalo o no, esa es la iglesia episcopalista anglicana que luce tan católica. Escuché una vez la historia de una señora que pasó los meses de verano en Nueva York, y acostumbraba a ir a esa iglesia (a la de Santo Tomás o a la de San Bartolomé, no recuerdo a cual en este momento). En la de San Bartolomé, usted verá los confesionarios allí, y el altar situado de la misma manera que en la de Santo Tomás, que lucen tan católicos, tan tradicionales. Y después de siete años, ella descubrió que había estado yendo a una iglesia anglicana. Ella pensó que era católica romana. ¿Que la atrajo a estas iglesias? Que eran más católicas que su parroquia romana. No digo parroquia católica, digo parroquia ecuménica romana, parroquia protestante romana, parroquia ecuménica, donde ellos ya no tienen más altar, pero donde ellos tienen una mesa para el banquete. Y ellos no tienen los hermosos confesionarios de madera, como en San Bartolomé, pero tienen un cuarto para la reconciliación.


¿Como definen la Iglesia los protestantes? 

Ha habido una nueva reforma en la Iglesia Católica, y ésta toma su eclesiología de aquella iglesia que aparece tan católica, pero no lo es. Mientras estaba en la Iglesia de Santo Tomas, levanté un volante y examiné la presentación de la doctrina del anglicanismo, donde se afirma claramente que no estamos en diferentes religiones, nosotros somos todos una 'Iglesia Cristiana'. Nosotros tenemos diferentes denominaciones de la única iglesia cristiana, aunque nos llamemos romanos, católicos, ortodoxos, evangélicos, anglicanos, o carismáticos pentecostales para el caso. Cualquiera sea, estas son las diferentes denominaciones de la única iglesia cristiana. Ellos todos profesan su fe en Jesucristo, todos en una iglesia universal Ese es el ecumenismo. Esa es la eclesiología del ecumenismo. Esa es la herejía del ecumenismo, que es diametralmente opuesta a la verdadera enseñanza original y a la tradición de la Iglesia Católica, que dio el Señor, los Apóstoles proclamaron, y los Padres salvaguardaron, como explica San Atanasio.


¿Cual es el Dogma Católico de la Iglesia de Jesucristo? 

La enseñanza católica sobre la Iglesia Católica Romana es la de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, que fundó la Unica Santa Iglesia Católica y Apostólica que permanecerá hasta el fin de los tiempos. Todas las otras religiones son falsas, no agradando a Dios, y a menos que una persona deje las falsas iglesias y se una a la Iglesia Católica Romana (que incluye los Ritos Orientales de la Iglesia Católica) y persevere en la Iglesia Católica hasta su muerte, no podrá salvar su alma. “Fuera de la Iglesia no hay salvación” ha sido solemnemente definido tres veces por los papas católicos. Eso está resumido en la fraseología simple y sencilla expresada por Jesucristo, Nuestro Señor y Salvador. “En aquel tiempo dijo Jesús a Sus discípulos: Me ha sido dado todo el poder en el cielo y en la tierra; id, pues; enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo cuanto Yo os he mandado. Yo estaré con vosotros siempre hasta la consumación del mundo”. (Mt. 28:18:20) Note cuantas veces El usa la palabra “todas”. Hoy se ha convertido en una mala palabra, llamada exclusivismo. “¿Como se atreve usted a pretender ser la única verdadera Iglesia y que todas las otras religiones son falsas”. Hay solo un Dios y El reveló una sola verdad divina. Hay solo una revelación divina, y está fundada en la única Iglesia que El fundó. ¿Como pueden los hinduístas y los carismáticos tener una verdadera religión junto con la Fe Católica? Y todas las diferentes iglesias y todas las diferentes religiones tienen doctrinas contrapuestas. Ellos enseñan cosas diferentes que son opuestas y contradictorias, como el blanco es opuesto al negro. ¿Como puede decir cualquiera “bien, en esencia todas son lo mismo?”


No diálogo sino conversión

Nuestro Señor Jesucristo dijo, “Me ha sido dado todo el poder... id, pues; enseñad a todas las gentes... enseñándoles a observar todo cuanto Yo es he mandado”. El no invocó todo Su poder para enviarnos simplemente para que vayamos a dialogar con las otras religiones, y vivir en perpetua armonía con los movimientos que quieren destruirnos. No todos ellos quieren destruirnos, pero cuando el clero islámico sube a los minaretes y proclama la guerra santa, la Jihad, luego, incluso los musulmanes más mansos se ponen en pie de guerra.


El Islam es contrario a la Fe Católica 

El impío Corán dice que aquellos que son los mushriks, lo cual significa infieles, blasfemos, idólatras, son los que creen que el único Dios tiene tres personas. Cuando Santa Cecilia murió muerte de martirio, golpeada por el soplo mortal, en una mano levantó un dedo y en la otra levantó tres. Tres Personas en un Dios, la Santísima Trinidad, profesó ella en su martirio. Ella rechazó practicar el paganismo. Ese es el verdadero diálogo ecuménico. Proclamar infaliblemente los artículos de la Fe y el fundamento de todo el dogma y de toda la verdad divina en el misterio impenetrable de la Santísima Trinidad. El Islam dice que aquellos que profesan la creencia en la Santísima Trinidad son idólatras, infieles; ellos son mushriks.


El Islam convierte por la espada 

¿Que dice el Corán que hay que hacer con el idólatra, el blasfemo, el infiel, el mushrik? La enseñanza de Mahoma en el Corán es matar al mushrik.


El Islam quiere que todos los hombres sean islámicos 

Nuestra Señora de Fátima dijo, “los buenos serán martirizados”. Son los mártires quienes, contrarios al espíritu del diálogo ecuménico, rechazan ser influidos por la amenaza de la espada. “Usted debe abrazar el Islam,” dice el mahometano. Incluso en una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra hay un “centro” de información islámica, que es la palabra que oculta el hecho que hay, en realidad, una mezquita en la ciudad. Y cuando el sacerdote católico visitó la mezquita, el clérigo mahometano le dijo, “usted debe convertirse al Islam”. El sacerdote dijo “No, no, usted no puede decirme eso, soy un sacerdote católico, yo creo en Jesucristo.” El mahometano le respondió “Toda Norteamérica debe abrazar el Islam; será un país islámico. “Toda,” es la palabra que Nuestro Señor Jesucristo usó.


El ecumenismo es imposible 

Usted puede decir que siempre hay una forma en que la gente puede ser razonable, para tratar de vivir unidos pacíficamente, incluso si tiene creencias contrapuestas. Pero eso es lo que nosotros debemos comprender sobre el ecumenismo: las mismas creencias son conflictivas; son irreconciliables. Así, nosotros debemos preguntarnos, ¿en que dirección va el ecumenismo y que intenta alcanzar? Si uno es francmasón, si uno es comunista, nosotros comprendemos exactamente, entonces, que dirección seguirá. Debe cumplir algo, a saber, cumplir los objetivos de la Francmasonería, los objetivos del Comunismo, que incluyen el ideal anti-Dios, anticristiano de un Gobierno Mundial, de una Religión Mundial, de una Tiranía Mundial para esclavizar a la humanidad. Pero en el contexto católico ¿Qué puede alcanzar? ¿Puede alcanzar algo católico? Absolutamente no. Es diametralmente opuesto al Catolicismo. Intenta, en el contexto católico, reconciliar lo irreconciliable. Mahoma dice, “Conviertan el mundo al Islam, quienquiera no abrace el Islam, ¡que le corten la cabeza! ¡Maten al mushrik!”.


Los católicos convertidos por la gracia y las misiones 

Jesucristo dijo, “Me ha sido dado todo el poder en el Cielo y en la tierra; id, pues; enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo cuanto yo os he mandado. Yo estaré con vosotros siempre hasta la consumación del mundo”. Esa es la obra que será cumplida. Los musulmanes, que usan la espada, esgrimirán la espada, y cumplirán nada más que el derramamiento de sangre. Pero ellos no conquistarán el mundo para el Islam. El mundo está lleno de infieles e idólatras. Quienes tienen la Fe Católica reconocen el hecho. Pero a diferencia del Islam, nosotros no vamos a tomar nuestras ametralladoras y nuestras espadas y salir a correr y a llenar de plomo a todo aquel que no esta de acuerdo con nuestra fe.


Los ángeles nos defienden 

Cuando Atila, el huno, estaba por destruir Roma, el Papa León se reunió con él. El Papa tenía doce sacerdotes con él, mientras que Atila tenía su vasto ejército. Atila burló al Papa, “¿Dónde está su ejército? Y el Papa señaló a los cielos, y allí Atila vio un vasto ejército de ángeles. El huyó de horror, y su ejército con él. Ellos huyeron con total horror. El Islam es un flagelo; está en lucha a muerte con la Cristiandad, con la Fe Católica. Fue inspirado por el diablo con el propósito de librar la guerra contra la fe de Jesucristo. Mahoma dijo, “Dios enviará cinco mil ángeles para dar la victoria al Islam, así, no teman, entren en batalla”.


La Tercera Guerra Mundial con el Islam está profetizada 

Nosotros lo sabemos por el Tercer Secreto de Fátima, nosotros lo sabemos por muchas apariciones de Nuestra Señora, está revelado que habrá una Tercer Guerra Mundial. Será una guerra que estallará de Este a Oeste, repentinamente. Y habrá una invasión masiva de Europa por los mahometanos, y habrá actos masivos de terrorismo por parte de los mahometanos en Europa y en Norteamérica, y en Asia, dondequiera se encuentren mahometanos. Será una Jihad mundial coordinada. Y ellos, con audacia, atacarán a los que llaman los mushriks, para matar tantos como puedan.


Dios defiende a la Cristiandad si reza lo suficiente 

Los musulmanes no han comprendido que la promesa de Mahoma es falsa. Ellos no han caído en cuenta; la conexión aún no se hizo en sus mentes. Los sarracenos fueron echados a patadas de Europa. Los moros fueron echados a patadas de la Península Ibérica. Los turcos atacaron Malta al principio de su guerra de conquista para hacer de Europa un continente mahometano. Noventa barcos de guerra llenos de guerreros turcos fueron vencidos por el ejército de 1.500 monjes guerreros de la orden de San Juan, con la ayuda de algunos de los nativos malteses. Y luego los turcos volvieron nuevamente al ataque. El líder turco, Suleimán el Magnífico, tuvo dudas, a pesar de la vasta superioridad militar de sus fuerzas. El dijo, “temo más las oraciones del Papa Pío V, que a todos los barcos de guerra de Venecia”. Y tuvo buena razón para temer las oraciones del Papa Pío V, porque el Papa Pío V proclamó una cruzada. Para los mahometanos esa es la peor palabrota en lenguaje humano: cruzada. Ellos aún así no aprendieron la lección, y sitiaron Viena con una vasta fuerza. Ellos excedieron en número tan increíblemente las fuerzas cristianas, que no había posibilidad, humanamente hablando, de derrotarlos. Los mahometanos fueron puestos en fuga y volaron. No tuvieron siquiera tiempo de tomar su café ni llevarlo con ellos. Los europeos gozaron del botín de la guerra, y así fue como el café se volvió popular en Europa. Los turcos fueron vencidos nuevamente. Por alguna razón, los cinco mil ángeles prometidos por Mahoma nunca aparecieron de su lado. ¿A que bando mostraron defender? Bien, el Papa San León señaló hacia el Cielo y ese ejército de ángeles se hizo visible. Igualmente durante la Reconquista de España, donde los moros fueron expulsados en el lugar llamado Covadonga. Allí fue construido un santuario en memoria de la gran batalla que comenzó esa reconquista, sacando a patadas a los mahometanos, enviándolos de vuelta a las tierras árabes de donde habían venido. Un ángel fue visto bajando del Cielo montando un caballo, y tenía un gran sable en la mano. Y ese ángel blandió esa espada y cortó las cabezas de los moros.


El triunfo de Nuestra Señora de Fátima sobre los infieles 

Los ángeles bajaron del Cielo, pero para dar la victoria a los cristianos, no a los mahometanos. Llegará el día, y está profetizado por Nuestra Señora de Fátima misma a la Hermana Elena Aiello, que los árabes se convertirán a la Fe Católica. Rusia se convertirá a la Fe Católica, nosotros lo sabemos, porque Nuestra Señora de Fátima atestiguó su promesa con el tremendo Milagro del Sol. Un milagro que solo pudo ser obrado por Dios; un milagro que señala y apoya la promesa hecha por Nuestro Divino Salvador mismo. Y es por eso que no debemos temer: los ángeles del Cielo vendrán otra vez y destruirán a los sin dios. Ellos destruirán todo lo que no es santo. No es de cristianos emprender la Jihad, sino más que nada responder la impía Jihad, con la Santa Cruzada. Y la asistencia de los ángeles, y los ejércitos y legiones de ángeles, están con los discípulos y seguidores de Cristo. Y debe ser así, porque la promesa de Nuestro Señor no tiene fecha de expiración. “Mirad, Yo estaré con vosotros siempre hasta la consumación del mundo”.

Notas al pie: 
1. Eso es, los ‘conservadores-modernistas’. 
2. Esos son los dignatarios de la Iglesia, incluyendo sacerdotes y obispos que declaran seguir el Vaticano II. 
3. Los periti o pretendidos expertos, fueron escritores teológicos, muchos de los cuales habían sido censurados en los 1940’s y 1950’s por el Papa Pío XII por sus errores contra la Fe Católica. Ellos fueron a menudo sacerdotes. 
4. La Eclesiología es esa rama de la teología que reúne las doctrinas sobre la naturaleza de la Fe Católica – eso es, de la única verdadera Iglesia fundada por Cristo – en un cuerpo organizado de conocimiento. La noción herética de eclesiología – hablando estrictamente, por supuesto – no debería ser llamada teología sino, más bien, herejía.

“Yo (Dios) estoy con vosotros siempre” Usted debe mantenerse informado siempre del sano Dogma Católico, de las enseñanzas de la Una, Santa, Católica y Apostólica Iglesia. La verdad lo ilustrará, lo fortificará y lo confortará en estos tiempos de pruebas. Conozca y viva su Fe Católica y usted comprenderá mejor y sentirá que Dios, verdaderamente, aún está con usted a través de las pruebas de esta época. El Padre Pío dice: “Nutrid vuestras almas con lectura devota.”

Fuente: Fátima.org 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario